La esgrima invisible: Veteranos

Angela de Rioja es tiradora en activo, árbitro internacional, y presidente del Club de Esgrima de Madrid. También forma parte de la Junta Directiva de la Federación Madrileña de Esgrima y de la RFEE. Pero quizá sea aún más conocida por su función de Secretario General de la Asociación Española de Veteranos de Esgrima (AEVE), pues es su cara más visible y el contacto más directo. Hoy precisamente nos presenta su visión de la esgrima de veteranos en España, que tantas veces queda en un segundo plano. 

VETERANOS

 

Desde hace ocho años represento a un colectivo de tiradores escasamente considerado: los veteranos.

En la Asociación Española de Veteranos de Esgrima (AEVE) contamos con una masa social de unos doscientos tiradores. Sabemos que hay muchos más tiradores que podrían quedar englobados en este colectivo de los que tenemos censados.

Junto con los tiradores de menos de quince años conforman el mayor ingreso económico y sustento de los clubes, sobre todo de aquellos que no reciben subvención alguna.
Es uno de los colectivos que más aporta y que menos recibe deportivamente salvo algunas excepciones como Madrid. En esta Comunidad se ofrece un ciclo de tres fases territoriales y un Cto. de Madrid. No está nada mal teniendo en cuenta que se ha pasado de 0 a 100 en un plazo de cuatro años con una distribución, eso sí,  un poco desigual de las competiciones lo que hace que en ocasiones la participación sea irregular. Y sobre todo, no está nada mal teniendo en cuenta que no hay otras ofertas específicas para veteranos, sólo de ocio.

También se ha observado en este último ciclo el aumento de ligas de ocio y competiciones de carácter federativo en las que se ha constatado el aumento de la participación de tiradores de este colectivo. Me refiero a circuitos como la Liga LEOM o la Liga Quijote. Dos ideas sumamente acertadas y con un alto grado de participación.

Lo que yo constato desde mi puesto no remunerado de Secretario General de la AEVE es que no se sabe qué hacer con los veteranos desde un punto de vista institucional o federativo: no hay una norma clara. Se tiene a la AEVE como referencia para competiciones de este tipo y posteriormente se hacen adaptaciones para poner en marcha las pruebas. Los veteranos nunca compiten bajo las mismas reglas del juego y eso perjudica tanto el índice de participación como la sensación que se tiene después de las pruebas. ¿Sería muy difícil elaborar una regla general que cubriera de la manera ‘menos mala’ todos los casos que se dan en una competición? Todos sabemos cuál es el principal al que se enfrente este colectivo en las competiciones: no tener categorías completas, pero creo que se podría trabajar en ello y elaborar, si no la fórmula óptima, sí la más conveniente.

Como se ha venido comentando en muchos artículos publicados y en más de una entrevista exprés, los egos hacen daño a lo general. Muchas veces no se puede dar gusto a todos y no se puede o no se debe atender a los protagonismos personales. Cierto es que hay que dar a cada uno lo suyo pero no hay razón para rendir pleitesías.

Se suele identificar la esgrima de veteranos con esgrima de ocio puro y duro. Me gustaría que esta afirmación se hiciera delante de cualquier deportista veterano que se planifica el calendario personal, familiar y laboral en función de un calendario AEVE que se monta en función del calendario nacional y territorial que a su vez se acoplan al calendario FIE y de la Europea y que además luchan por conseguir sus puntos para clasificarse para un Europeo o un Mundial FIE: Me van a perdonar, pero la carcajada sería descomunal. ¿De verdad que estamos hablando de ocio, sólo ocio y nada más que ocio? Cierto que no son deportistas profesionales. No cobran por esto, pero lo más importante SÍ PAGAN por esto. Pagan en todos los entornos: pagan su cuota de club, pagan sus entrenos particulares, pagan sus viajes, pagan sus cuotas de inscripción en cualquier evento, pagan y pagan y pagan… ¿Y? Es un colectivo que en los últimos años ha conseguido medallas y finales en el Mundial FIE y en los Ctos. de Europa. ¿Lo tiene en cuenta alguien?
Estas medallas y estas finales no han llegado solas, pero hay poco o ningún respaldo institucional en ellas.

El respaldo que da la AEVE a los tiradores que acuden a estas pruebas es pagar el arbitraje y la inscripción. Nos gustaría llegar a más, pero económicamente no es posible.
Enlazo esta imposibilidad con algunas críticas que recibe la Asociación por sus cuotas de competición: los clubes, federaciones y demás se financian con las cuotas de socios y reciben alguna que otra subvención más o menos sustanciosa.

La Asociación se financia con las cuotas de sus socios: 20 euros al año (30 euros el ingreso) y con un 60% de las cuotas de competición. Nada más. Con eso se permite enviar a sus socios a pruebas internacionales y pagar unas estupendas medallas que se entregan en el Cto. de España así como una premiación anual al mejor del ránking.  Además, con cada competición que organiza un club para un calendario AEVE se le entrega el 40% de la inscripción y algunas otras ayudas arbitrales.

Estimo que por esos 20 euros anuales no se da mal servicio, pero sería mejorable; sobre todo teniendo en cuenta que nadie cobra. Lo poco o mucho que se hace es por compromiso personal. Bien cierto es que a veces se alcanzan objetivos y en ocasiones no. Y hay que saber llamar fracaso a lo que es un fracaso y logro a lo que lo es. Sin paños calientes y aceptando críticas constructivas.
Queda mucho, muchísimo por hacer y se puede hablar mucho, muchísimo de ello.

Este colectivo, muchas veces está considerado como una ‘patata caliente’ que no se sabe cómo abordar, pero ¿alguien desde las instituciones se ha planteado abordarla con seriedad y compromiso?  Sólo hay una prueba al año de carácter FIE para veteranos: el Mundial. Y nuestros deportistas acuden a él atendidos única y exclusivamente por la Asociación y la comparación entre cómo se llega desde España y cómo desde otros países, a veces hace daño.

Me gustaría felicitar a todo este colectivo por sus logros, por su entusiasmo, por su tenacidad y por si perseverancia. Instarle a que no colgar las armas. Desearle un sano crecimiento. Pero sobre todo me gustaría reclamar más respeto, sí respeto, y consideración.

En lo personal estoy muy orgullosa de todos y cada uno de los deportistas que represento. A nivel institucional creo que se realizan el 80 ó 90% de tareas comprometidas en la Asociación, pero creo que hay que seguir trabajando y demostrando en las pistas que somos un colectivo importante y con el que hay que contar como uno más.

Ángela de Rioja
(Secretario AEVE)