Los motivos de un congreso

 

Miguel Ojeda ha sido tirador internacional y campeón de España en diversas categorías. Profesionalmente es director de Sistemas de Información (CIO). En un momento dado dejó de lado su formación como maestro de armas y árbitro internacional para colaborar más en  aspectos de gestión. Durante 8 años fue presidente del club SAM de Barcelona, y desde mayo del 2011 es presidente de la Federación Catalana de Esgrima. Es uno de los promotores del congreso, en el que ocupa la función de coordinador general y del grupo de trabajo de análisis.  

Véase también la Entrevista Express a Miguel Ojeda.

 

EL CONGRESO SE VA MOVIENDO

Desde hace unos días hemos iniciado la transformación del formato del portal del congreso. Progresivamente esperamos que se convierta en una especie de revista de esgrima, de las que no tenemos, y en él puedan leerse opiniones interesantes del mundo de la esgrima, tanto en forma de entrevista como de artículo. Se han empezado a mostrar las primeras entrevistas “express” que han llegado, y que ya superan las 50. Hay más, pero algunas han preferido no ser publicadas. Esperamos que al poder ver la variedad de entrevistas recibidas, y el buen tono de casi todas ellas, muchas más personas de la esgrima, de todos los estamentos, se animen a ir respondiendo, y nos ofrezcan una visión que de otra manera es difícil de obtener. Con todas las respuestas recibidas, el grupo de trabajo de análisis irá completando una matriz DAFO (Debilidades-Amenazas-Fortalezas-Oportunidades) que ayude a entender cómo está la esgrima en España, y cuyo resultado se presentará el día 7 de mayo en Barcelona. Y junto al DAFO, lo más importante, que también se pregunta en la entrevista, es poder empezar a identificar acciones recomendadas, pues ése es al final el objetivo.


Junto a las entrevistas “express”, visibles desde hace unos días, esta semana se empiezan a publicar también otras entrevistas un poco diferentes, y los artículos que han empezado a llegar, redactados por gente variada de la esgrima española, o de fuera de ella. En el breve tiempo disponible hasta la jornada final, se ha hecho un esfuerzo importante para recabar la opinión de tanta gente como ha sido posible. Animamos a quienes tengan algo que decir y quieran escribir un artículo, a que aprovechen este foro para hacerlo.


Y esta semana también empezamos a mostrar algunas actividades relacionadas con el congreso, que se convocan aprovechando su celebración. Algunas de ellas continuarán más allá de la jornada del 7 de mayo, pues el objetivo es que el congreso sea un medio y no un fin en sí mismo. En este sentido, hoy damos a conocer la jornada de trabajo con el maestro Enrico Di Ciolo, que nos visitará en Barcelona el 25 de abril, y que presentará las características del modelo deportivo de la esgrima italiana. La participación en esta jornada es libre. Además, la Federación Italiana nos ha invitado a mantener una reunión en Riccione para conocer más a fondo tanto su modelo deportivo como el de gestión, y de paso ver de cerca el "Gran Premio Giovanissimi" que es su competición más importante para menores de 14 años. Hay previstas otras jornadas de trabajo, de índole deportiva o de gestión, que iremos anunciando a medida que se confirmen.


Aparte de estas jornadas especiales, varios colaboradores destacados han aportado conocimiento a los grupos del congreso, y agradecemos enormemente su predisposición. Ejemplos como Daniel Levavasseur, entrenador de las campeonas olímpicas chinas, Sophie Lamon, directora técnica suiza, o Ana Pascu, vicepresidenta de la FIE, junto con otros colaboradores que iremos presentando, han estado ayudando a conocer la organización de la esgrima en países diversos, y a recomendar acciones.

 

PRIMER ARTÍCULO

Me permito abrir la serie de artículos publicados con un artículo sobre el propio congreso, sobre los motivos que han impulsado a su creación, y sobre lo que nos puede ofrecer si sabemos llevarlo a buen término.

Creo que la esgrima española está en puertas de una transformación importante, de duración incierta. Todavía quedan muchos vestigios de un modelo que viene de lejos y ya no tiene mucho sentido, pero en cambio no se ha definido cuál ha de ser el próximo modelo válido. Tanto en el aspecto organizativo como en el deportivo. Muy resumidamente, ése es el origen del congreso, y de su lema “En busca de un modelo”.

Debatir sobre la esgrima española, en un aspecto u otro, es algo que muchos hacemos habitualmente, de manera informal. Los que participamos en alguno de los órganos oficiales tenemos la sensación de que:

  • En ellos hay poco debate
  • Se improvisa mucho en el mismo momento de la reunión
  • Después se trabajan poco o nada los temas que han quedado abiertos
  • En las comisiones hay poco espacio para tratar los temas más estratégicos

A esta situación hay que unir el hecho de que en España no existen ni foros de debate, ni revistas, ni portales sobre esgrima.

El congreso quiere ser, quizá temporalmente, una muleta para estas carencias, y al mismo tiempo favorecer un mayor contacto entre los actores de la esgrima española, federaciones incluidas. Sólo esto ya servirá para sacar unas primeras conclusiones de cara al futuro, empezando por el del propio congreso.

Al menos en esta edición, no se ha puesto el énfasis en los contenidos más científicos, y muchos otros temas interesantes e importantes no se podrán tratar. Seguro que tanto la organización del congreso como su programa pueden hacerse mejor y de forma más completa, pero para caminar siempre hay que dar el primer paso, y no nos podemos quedar quietos esperando la oportunidad de hacerlo todo perfecto. Y también hay que empezar cuanto antes a romper la desconfianza, desgraciadamente siempre tan presente, y siempre tan determinante. Los promotores del congreso hemos creído que en este momento las tareas prioritarias eran:

  • analizar hasta donde sea posible la situación de la esgrima española
  • estudiar algunos modelos destacados de gestión y deportivos
  • empezar la definición de un modelo aplicable a la esgrima española

Hay muchos más temas que valdría la pena tratar, y todas las colaboraciones son bienvenidas y serán publicadas, pero hay que seleccionar una agenda para la jornada final y se ha dado prioridad a los temas mencionados. Nos queda a todos como tarea buscar maneras para seguir tratando todo aquello que merezca ser tratado, más adelante.

 

EL MODELO A CAMBIAR

Sin pretender hacer ahora un análisis exhaustivo, ni anticiparme a lo que se presente en la jornada final, creo que la esgrima española, centrándonos sobre todo en su federación responsable, arrastra una serie de características motivadas por su historia reciente que le dificultan progresar adecuadamente:

- Gran origen central
Durante una época, a partir de los años 70 del siglo pasado, gran parte de la expansión de la esgrima por el territorio español surgió por iniciativa de la federación española, que en muchos casos se hacía cargo de los entrenadores que se establecían en distintas regiones, y participaba directamente en la creación de delegaciones o federaciones autonómicas. Este modelo, útil en algunos casos, establecía una relación de dependencia poco sostenible y poco adecuada para un estilo de gestión más abierto y participativo.       

- Modelo arriba-abajo, poco colaborativo
Motivado en buena parte por el origen descrito, y también en buena parte por el estilo del que fue director deportivo durante treinta años, se ha instaurado, de forma bastante extendida e inconsciente, una idea de federación jerárquica, formada por una serie de personas que son los que piensan las soluciones, las comunican y las aplican. A efectos prácticos, se asume que la federación sólo son esas personas. Los que dirigimos una federación sabemos que esta forma de pensar existe más o menos en todas partes y tratamos de ir cambiándola. En el caso de las federaciones autonómicas, se ha de intentar tener el máximo contacto con los clubes y los entrenadores. En el caso de la federación española, la cuestión es un poco más difícil, pues el territorio es más amplio, hay más variedad de interlocutores, y además de los clubes aparece un interlocutor fundamental que son las federaciones autonómicas.     

- Modelo subvencionado
Es una característica común con muchas federaciones de deportes minoritarios, no profesionales, que su presupuesto dependa mayoritariamente de la subvención pública, principalmente del CSD. Esto provoca que sus objetivos y su presupuesto estén muy mediatizados. Si esto fuera poco, la financiación del deporte federado, en general, no está garantizada por ninguna fórmula constante, sino por criterios políticos. Esta situación de dependencia y a la vez incertidumbre, no es una buena base para crecer con solidez. Durante mucho tiempo se ha trabajado más con el objetivo de garantizar las subvenciones, que de desarrollar un modelo sostenible, con objetivos amplios, que sin duda también pasa por saber generar más recursos propios.    

- Modelo poco implicado con el conjunto
Entre la RFEE y las federaciones autonómicas no se ha conseguido un modelo organizativo definido ni operativo, y la solución obviamente no pasa por una recentralización, pero tampoco por una descoordinación considerable. La RFEE no ha participado tradicionalmente en ámbitos que no sean la esgrima deportiva de alto nivel, o la elaboración del calendario. Pero no ser responsable de los aspectos básicos no significa que no pueda hacer mucho por ellos, si actúa a la vez como coordinadora, como difusora y a veces origen de iniciativas, y como un punto de encuentro práctico. Si la RFEE no logra hacerlo quizá incluso habría que pensar en otras formas. No puede ser que la federación española no participe apenas en cuestiones tan importantes como la promoción de la esgrima, la comunicación, el asesoramiento a los clubes, la formación de base, las categorías inferiores, los programas de tecnificación, y algunos otros más. Y además, en cambio, cada vez se va dando más la situación contraria: desde las federaciones autonómicas y clubes hemos acabado asumiendo gran parte de la participación en competiciones internacionales de todas las categorías. Sin analizar ahora sus causas (aunque en otros momentos sí hay que hacerlo), sabemos que la situación económica de la federación es muy delicada, pero ello no ha de significar que se tenga que inhibir tanto de sus atribuciones. Y quizá más que nunca, la propia federación necesite que la implicación sea mutua con el resto de federaciones que la componen.  
   
- Modelo deportivo centralizado
Desde que se empezaron a preparar los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, el modelo deportivo se ha ido volviendo cada vez más centralizado, fruto de un uso discutible del concepto de concentración permanente. La concentración permanente es un sistema que puede ser el más práctico para obtener resultados a corto e incluso medio plazo, pero debe usarse siempre con mucho cuidado para garantizar que no se agotan los pocos recursos que se generan en una estructura deportiva poco desarrollada, ni ha de servir para mantener una estructura central sobredimensionada. Francia practica el sistema de concentración permanente con su equipo absoluto, en el INSEP de París, pero va acompañado de una red de centros periféricos (“pôles”) y un trabajo coordinado tanto en estos centros como en muchos clubes.

Las consecuencias de este modelo son variadas, y tiempo habrá de analizarlas en detalle, pero está claro que no ayuda a un desarrollo equilibrado de la esgrima en España, ni a mejorar el nivel medio, ni a motivar a los deportistas de fuera de Madrid.

 

LA REALIDAD ACTUAL

La esgrima española está cada vez más viva. Hay muchas pruebas de ello, desde el aumento de la participación en competiciones nacionales e internacionales, el aumento de competiciones de todo tipo incluidas importantes competiciones internacionales, el aumento en el número y tamaño de los clubes, o el aumento del número de entrenadores que deciden dedicarse a la esgrima.

También el contacto internacional ha aumentado mucho y se ha diversificado. Las federaciones autonómicas han crecido y una gran parte de ellas se ha ido desarrollando de manera propia e independiente. La iniciativa privada también ha crecido, y cada vez hay más gente que dedica importantes recursos a hacer esgrima, desde la compra de material de calidad a viajar para competir por todo el mundo. Hay muchas iniciativas, aunque también es verdad que hay poca conexión entre ellas.

Esta esgrima más madura y distribuida necesita tenerse muy en cuenta y ha de encontrar el modelo organizativo que le corresponde.

 

ESTOS SON LOS MOTIVOS

Ya a modo de conclusión, la esgrima española tiene ante sí el reto de diseñar nuevos modelos más adecuados a su realidad actual. Este pensamiento es el que ha movido a un grupo numeroso de personas a intentar unir esfuerzos y ofrecer un foro para llevar a cabo este debate, y de ahí ha nacido este congreso. 

Aunque hay quien quiere verlo así, o a quien le gustaría que así fuera, la iniciativa de este congreso no tiene nada que ver con una candidatura a las próximas elecciones de la RFEE, ni es una especie de reunión intrigante para criticar de manera indiscriminada la actual gestión de la RFEE. Seguramente habrá muchos contenidos críticos, pero no se busca la crítica sistemática sino el análisis objetivo y el diseño de soluciones. Y más aún, favorecer la comunicación y el conocimiento mutuo, que son aspectos poco desarrollados en la esgrima española. Que este trabajo sea útil a ninguna, a una o a más candidaturas ya cae fuera de los objetivos del congreso, aunque sin duda será una cuestión primordial en las semanas siguientes.  

Obviamente, el congreso responde a una inquietud que se ve favorecida al estar inmersos en un fin de ciclo, no sólo de un mandato electoral y de una olimpíada. Por eso creemos que es oportuno, que es el momento adecuado para reunirnos, y animamos a todos los que quieran participar a hacerlo abiertamente, y a colaborar para que este esfuerzo común sea  provechoso en los años venideros.