Desde Estados Unidos

 

 

Juan Ignacio Calderón, extirador español, padre de un destacado espadista cadete, que ha cambiado su profesión anterior por la de responsable y entrenador del "San Diego Fencing Center"  (www.sandiegofencing.com ), y ha creado una interesante red internacional de clubes (GFN).

Véase también la Entrevista Express a Juan Ignacio Calderón.

 

Creo que tu caso es bastante especial, cuéntanos tu vinculación con la esgrima y cómo decidiste dedicarte a llevar un club de esgrima y establecerte en EEUU.
Siempre he estado vinculado a la esgrima desde hace 35 años. Empecé en el CEM de Madrid, luego pasé por la sala del Palacio, hoy SAMA. Fui tirador, entrenador y árbitro internacional. Por motivos laborales me trasladé a Alemania hace 20 años y más tarde a EE.UU donde ocupaba un cargo ejecutivo en una multinacional tecnológica. Durante todo este tiempo seguí entrenando, tirando, arbitrando y pasando el relevo a mis hijos que son o han sido esgrimistas. En Febrero de este año tomé la mejor decisión de mi vida y deje mi trabajo para tomar las riendas de mi club actual el San Diego Fencing Center en California.


¿Cómo ves la esgrima española desde la distancia?
La veo con mucho cariño. Todavía recuerdo las lágrimas que se me saltaron al ver a Pirri ganar la medalla en Beijing. Veo que hay muchos más clubs que antes, veo mucha gente con ganas que están innovando para hacer llegar este deporte a todo el mundo. La esgrima española sufrió mucho con la crisis y el fin de un modelo público de financiación. No debemos contar con que vuelva, necesitamos un modelo sostenible. Eso pasa por tener unos clubs fuertes pero que colaboren sobre un modelo integrado deportivo. Necesitamos una escuela moderna de esgrima que se actualice constantemente pero con criterios claros en cada arma que los clubs competitivos se comprometan a seguir. Yo pondría más hincapié en los criterios tácticos que en los técnicos. La diversidad técnica es buena pero la táctica y  la estrategia van más allá de la misma esgrima, son conceptos más universales y que tienen que ver con un desarrollo estructurado del tirador en sus diferentes etapas. En eso necesitamos un modelo que todos apoyen.

 

¿Cuáles creen que son sus principales virtudes y defectos?
¿Qué acciones crees que más necesitaría la esgrima en España?
(Remitimos a la Entrevista Express de Juan Ignacio Calderón)

 

Seguro que en EEUU la esgrima se vive de forma muy diferente. Nos podrías explicar brevemente cómo está organizada la esgrima en EEUU y qué diferencias principales observas con la esgrima española? 
La Esgrima en EE:UU tiene una federación Nacional y luego Divisiones regionales más pequeñas casi por ciudad o área metropolitana.  En general es un modelo más individualista con menos sentimiento de club, salvo contadas y exitosas excepciones.  El principal motor de la promoción es la posibilidad de que hacer esgrima te ayude a acceder a la universidad y sobre todo a una de prestigio. Es en la esgrima universitaria donde hay mucho más sentimiento de equipo que en los clubes. Los entrenadores nacionales lo son también de club y son elegidos por los tiradores. Su labor es un tanto limitada y por eso muchas veces ves a cada tirador viajando con su propio entrenador a competiciones internacionales. Las competiciones nacionales son simplemente espectaculares. Se hacen en grandes centros de convenciones, duran de viernes a lunes y combinan múltiples categorías en cada convocatoria. Por ejemplo, en noviembre un tirador de 14 años puede hacer un infantil, un cadete y un junior en tres días seguidos. En coste de registro es muy alto. La federación se financia de estos torneos siempre y cuando este bien gestionados. Hace unos años no era así y tuvieron muchos problemas. Hay muy pocas Copas del Mundo en EE.UU, la razón es que no son rentables y no interesa. No hay un modelo común de desarrollo, pero hay muchas buenas ideas y aquí todo es posible. Como ejemplo citar la iniciativa de Tim Morehouse, un sablista que ganó una medalla de plata por equipos en Beijing. Tim tiene muchas iniciativas pero destaca el programa Fencing in the Schools, que tiene como objetivo llevar la esgrima a 1 millón de niños en escuelas por todo EE.UU. Tim está cada dos por tres en la televisión, o consigue que los Obama le reciban en la casa Blanca. Es nuestro Pirri a la americana, pero aquí todas estas iniciativas siempre caen en un terreno más fértil.


Nos ha llamado mucho la atención tu iniciativa de la GFN (Global Fencing Network), y su base colaborativa aplicada a la esgrima, que es también el principal motivo de este congreso. Extiéndete todo lo que quieras: nos puedes contar cómo nace esta iniciativa y qué objetivos tiene?

La verdad es que la reacción inicial ha superado mis mejores expectativas. Nuestro objetivo era tener 30 clubs para el lanzamiento y fueron 40 y a la semana de darnos a conocer ya éramos casi 70 distribuidos por más de 15 países. La idea surgió de mi anterior etapa profesional donde ayude a formar una red de 6000 imprentas por todo el mundo con el único objetivo de colaborar entre sí. Están imprentas son pequeñas empresas como los clubs de esgrima y pensé que podría funcionar perfectamente en nuestro mundo. La Global Fencing Network está abierta a todo club de Esgrima con una sala y un entrenador, no hay exclusiones. No trata de ser una red uniforme sino más bien una red de redes o simplemente una comunidad de gente abierta a colaborar. No se trata de ir todos a una si no de compartir y saber dónde encontrar gente abierta a hacerlo. No hay cuotas, no tenemos sponsors, solo facilitamos la colaboración. No tenemos voz común, facilitamos que todas las voces se escuchen.


En los pocos días que llevamos de vida mi propio club ya tiene propuestas de intercambio con un club alemán que nos mandará 15 chavales por dos semanas coincidiendo con una competición, un maestro de mucho prestigio que quiere visitarnos de 4 a 8 semanas para mejorar su inglés, un programa que voy a articular para acoger 4 o 5 tiradores cadete o junior de nivel que quieran hacer un año de instituto en EE.UU, etc, etc. También tengo un club en Sudáfrica, que busca maestros voluntarios para desarrollar la esgrima en zonas deprimidas cerca de Cape Town. Un sinfín de posibilidades.


El otro aspecto de la red y que a la gente le ha llamado mucho la atención es el beneficio para los miembros de los clubs de poder acceder a los demás clubs cuando viajen durante dos semanas sin coste alguno. De repente un club local se convierte en Global!. ¿Cuantos clubs deportivos pueden decir eso?
Para terminar, la colaboración dentro de una diversidad de ideas es la base de la economía moderna en el siglo XXI. La Global Fencing Network solo tiene por objetivo facilitar que la esgrima no se quede atrás y por el contrario lidere ese camino a las otras actividades deportivas.